ESCUELA PRIMARIA AGUSTIN ANFOSSI
Virtud y Ciencia
GRUPO ESPECIAL MARISTA AHUITZ

En el Colegio Agustín Anfossi, Primaria DF. Contamos con nuestro grupo especial llamado: 
“Ahuitz” el cuál significa: “El que tiene alas para volar”



 

Atiende a niños con discapacidad intelectual con el objetivo de desarrollar:  
 
  1. Independencia en la vida diaria.
  2. Habilidades sociales y académicas.
  3. Autodeterminación.
  4. Soscialización e Integración en actividades no competitivas.                       
 
          

Un Grupo Especial Marista (GEM) es un grupo de niños, adolescentes o jóvenes que por discapacidad intelectual (síndrome de Down, autismo o inmadurez cerebral) manifiesta una restricción en la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para una persona: por lo tanto requiere de una atención educativa especial con un programa que en términos de desarrollo garantice su crecimiento personal (programa especial GEM) y en un ambiente basado en el principio de “normalización” una vida tan próxima a la normal, como sea posible, para su adaptación social dentro de la escuela Marista
A estos niños y niñas se les prepara para la vida; es decir, se les atribuye para que se valgan por ellos mismos en las situaciones más elementales de la vida: leer, escribir, cocinar, atravesar la calle, ir de compras a alguna tienda, relacionarse con la gente, aprender algún oficio manual cuando ya son grandes, a tomar decisiones propias por y para ellos mismos, etc.

 

Como únicamente se les prepara para la vida, estos niños, niñas y jóvenes no reciben ningún documento oficial. Sin embargo reciben una Constancia de Entrenamiento de Integración Social por parte del Colegio Marista donde se encuentran.

Cuando ya tienen edad propicia para valerse por ellos mismos hay la probabilidad de conseguirles un trabajo en donde puedan desempeñar  sus capacidades.


Las actividades que realizan estos alumnos, junto con el entorno escolar del Plantel, son aquellas que no son competitivas: recreos, educación física, coros, homenajes cívicos, computación, etc.

A estos niños, niñas o jóvenes, con capacidades diferentes, se les trata, como a los demás alumnos (as) de la escuela, como parte de la Gran Familia Marista y de manera especial se les considera como una bendición de Dios que permite verlo y tratar con Él mediante la continua convivencia con estos ángeles de Dios.